DiosEspiritualidadLiturgiaOraciónReflexión Evangélica

Escuchar la voz del Pastor

IV Domingo de Pascua C (Jn 10,27-30)

“Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, lo que me ha dado, es mayor que todo, y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno».”


Reflexión

Ya estamos a unos meses de la JMJ Panamá 2019 y, al menos para mí, sigue siendo fuente de luz e inspiración. Todavía recuerdo caminar entre las multitudes de jóvenes que se habían reunido en Panamá por una sola persona: Jesucristo. Claro, muchos querían ir a ver al Papa: pero todos saben que el Papa, sin Jesucristo, sería sólo un señor más vestido de blanco.

Todos esos jóvenes que recorrían las calles panameñas cantando y gritando alabanzas al Señor. La alegría no se podía contener. Allí explotó un nuevo tipo de bomba: la bomba de la gracia divina. Cada joven que acudió a la JMJ había escuchado la voz de Jesús, su Pastor, que lo llamaba, que lo invitaba esta gran fiesta de la juventud.

Y ¿a qué se debía esta invitación? Jesús también escucha a sus ovejas. Él conoce sus dificultades, sus necesidades, sus deseos. Por eso ha inspirado un evento como las Jornadas Mundiales de la Juventud. Él quiere llenarnos de su gracia, de su vida eterna. Él quiere que estos jóvenes llenen de fe y alegría a la iglesia entera.

Y vos ¿ya escuchaste la voz del Pastor, la voz de Jesús? Porque Él sí te está escuchando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.