Oraciones y lecturas de la Misa para cada día

Sábado 19 de enero de 2019: Por el encuentro de Jóvenes del Regnum Christi
Domingo 20 de enero de 2019: II Domingo ordinario C
Lunes 21 de enero de 2019: Peregrinación a la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles


POR EL ENCUENTRO DE JÓVENES
DEL REGNUM CHRISTI

SÁBADO 19 DE ENERO DE 2019

ANTÍFONA DE ENTRADA (Col 3, 14-15)

Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección. Que la paz de Cristo reine en sus corazones, esa paz a la que han sido llamados, porque formamos un solo cuerpo.

ORACIÓN COLECTA

Señor y Dios nuestro,
tu Hijo prometió estar en medio de los que se reúnen en su Nombre;
concédenos sentir su presencia entre nosotros
para que, en la verdad y el amor,
experimentemos la abundancia de su gracia, de su misericordia y su paz.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

PRIMERA LECTURA (Heb 4,12-16)
Vayamos confiadamente al trono de la gracia

Lectura de la carta a los Hebreos:

Hermanos:
La Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Ninguna cosa creada escapa a su vista, sino que todo está desnudo y descubierto a los ojos de aquel a quien debemos rendir cuentas.
Y ya que tenemos en Jesús, el Hijo de Dios, un Sumo Sacerdote insigne que penetró en el cielo, permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario, él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado.
Vayamos, entonces, confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno.

V/. Palabra de Dios.
R/. Te alabamos Señor.

SALMO RESPONSORIAL (Sal 18,8.9.10.15)

V/. ¡Tus palabras, Señor, son Espíritu y Vida!

La ley del Señor es perfecta,
reconforta el alma;
el testimonio del Señor es verdadero,
da sabiduría al simple. R/.

Los preceptos del Señor son rectos,
alegran el corazón;
los mandamientos del Señor son claros,
iluminan los ojos. R/.

La palabra del Señor es pura,
permanece para siempre;
los juicios del Señor son la verdad,
enteramente justos. R/.

¡Ojalá sean de tu agrado
las palabras de mi boca,
y lleguen hasta ti mis pensamientos,
Señor, mi Roca y mi redentor! R/.

ALELUYA (Lc 4,8)

V/. Aleluya, aleluya
El Señor me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres,
a anunciar la liberación a los cautivos.
R/. Aleluya

EVANGELIO (Mc 2,13-17)
No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores

V/. El Señor esté con ustedes.
R/. Y con tu espíritu.
V/. † Lectura del santo Evangelio según san Marcos:
R/. Gloria a ti, Señor.

Jesús salió nuevamente a la orilla del mar; toda la gente acudía allí, y él les enseñaba. Al pasar vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: «Sígueme.» Él se levantó y lo siguió.
Mientras Jesús estaba comiendo en su casa, muchos publicanos y pecadores se sentaron a comer con él y sus discípulos; porque eran muchos los que lo seguían. Los escribas del grupo de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a los discípulos: «¿Por qué come con publicanos y pecadores?»
Jesús, que había oído, les dijo: «No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

V/. Palabra del Señor.
R/. Gloria a ti Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira con bondad los dones que presentamos, Señor,
y haz que comprendamos verdaderamente,
y expresemos con lealtad,
lo que es bueno y recto a tus ojos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R/. Amén.

PREFACIO (ESPÍRITU SANTO II)

V/. El Señor esté con ustedes. R/. Y con tu espíritu.
V/. Levantemos el corazón. R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/. Es justo y necesario.

CP/. En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación,
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.
Tú nos concedes
lo que más conviene en cada momento
y diriges sabiamente a tu Iglesia
asistiéndola siempre con la fuerza del Espíritu Santo;
para que, con un corazón siempre dócil a tu voluntad,
no abandone la súplica en las dificultades,
ni la acción de gracias en las alegrías,
por Cristo, Señor nuestro.
Por eso, unidos a los ángeles,
te alabamos, cantando con alegría:
Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE COMUNIÓN

Donde hay verdadera caridad y amor, el amor de Cristo nos ha congregado en la unidad.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Padre misericordioso,
te pedimos que el alimento santo, que hemos recibido,
nos confirme en tu voluntad
y nos haga en todas partes testigos de tu verdad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R/. Amén.


II DOMINGO ORDINARIO C

DOMINGO 20 DE ENERO DE 2019

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 65,4)

Toda la tierra se postra ante ti, Señor, y canta en tu honor, en honor de tu nombre.

Se dice Gloria

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno,
que gobiernas el cielo y la tierra,
escucha las súplicas de tu pueblo
y concédenos tu paz en nuestro tiempo.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

PRIMERA LECTURA (Is 62,1-5)
Como la esposa es la alegría de su esposo,
así serás tú la alegría de tu Dios

Lectura del libro del profeta Isaías:

Por amor a Sion no me callaré,
por amor a Jerusalén no descansaré,
hasta que irrumpa su justicia como una luz radiante
y su salvación, como una antorcha encendida.
Las naciones contemplarán tu justicia
y todos los reyes verán tu gloria;
y tú serás llamada con un nombre nuevo,
puesto por la boca del Señor.
Serás una espléndida corona en la mano del Señor,
una diadema real en las palmas de tu Dios.
No te dirán más «¡Abandonada!»,
ni dirán más a tu tierra «¡Devastada!»
sino que te llamarán «Mi deleite», y a tu tierra «Desposada».
Porque el Señor pone en ti su deleite
y tu tierra tendrá un esposo.
Como un joven se casa con una virgen,
así te desposará el que te reconstruye;
y como la esposa es la alegría de su esposo,
así serás tú la alegría de tu Dios.

V/. Palabra de Dios.
R/. Te alabamos Señor.

SALMO RESPONSORIAL (Sal 95, 1-3.7-10ª.c)

V/. Anuncien las maravillas del Señor por todos los pueblos.

Canten al Señor un canto nuevo,
cante al Señor toda la tierra;
canten al Señor, bendigan su Nombre. R/.

Día tras día, proclamen su victoria.
Anuncien su gloria entre las naciones,
y sus maravillas entre los pueblos. R/.

Aclamen al Señor, familias de los pueblos,
aclamen la gloria y el poder del Señor;
aclamen la gloria del Nombre del Señor. R/.

Entren en sus atrios trayendo una ofrenda,
adoren al Señor al manifestarse su santidad:
¡que toda la tierra tiemble ante Él! R/.

Digan entre las naciones:
«¡El Señor reina!
El Señor juzgará a los pueblos con rectitud». R/.

SEGUNDA LECTURA (1Cor 12,4-11)
El mismo y único Espíritu
distribuye sus dones a cada uno como Él quiere

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios:

Hermanos:
Ciertamente, hay diversidad de dones, pero todos proceden del mismo Espíritu. Hay diversidad de ministerios, pero un solo Señor. Hay diversidad de actividades, pero es el mismo Dios el que realiza todo en todos.
En cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común. El Espíritu da a uno la sabiduría para hablar; a otro, la ciencia para enseñar, según el mismo Espíritu; a otro, la fe, también en el mismo Espíritu. A este se le da el don de curar, siempre en ese único Espíritu; a aquel, el don de hacer milagros; a uno, el don de profecía; a otro, el don de juzgar sobre el valor de los dones del Espíritu; a este, el don de lenguas; a aquel, el don de interpretarlas.
Pero en todo esto, es el mismo y único Espíritu el que actúa, distribuyendo sus dones a cada uno en particular como Él quiere.

V/. Palabra de Dios.
R/. Te alabamos Señor.

ALELUYA (cf. 2Tes. 2, 14)

V/. Aleluya, aleluya
Dios nos llamó por medio del Evangelio
para poseer la gloria de nuestro Señor Jesucristo.
R/. Aleluya

EVANGELIO (Jn 2,1-11)
Éste fue el primero de los signos de Jesús,
y lo hizo en Caná de Galilea

V/. El Señor esté con ustedes.
R/. Y con tu espíritu.
V/. † Lectura del santo Evangelio según San Juan:
R/. Gloria a ti, Señor.

Se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino». Jesús le respondió: «Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía». Pero su madre dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que él les diga».
Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes: «Llenen de agua estas tinajas». Y las llenaron hasta el borde. «Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete». Así lo hicieron.
El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su o rigen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo y le dijo: «Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento».
Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en Él.

V/. Palabra del Señor.
R/. Gloria a ti Señor Jesús.

ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios Padre, que bendice a su Iglesia con diversidad de ministerios y carismas y digámosle:
R/. ¡Venga tu Reino, Señor!.

Oremos por la Iglesia: que se  cumpla la oración de Jesús, para que seamos uno y trabajemos juntos para la instauración de su Reino. V/. Oremos.
R/. ¡Venga tu Reino, Señor!

Oremos por todos los cristianos para que, en su vida de cada día, sean presencia de Cristo en el mundo, “haciendo siempre lo que Él les diga”. V/. Roguemos al Señor.
R/. ¡Venga tu Reino, Señor!

Oremos por todos los sacerdotes, religiosos y almas consagradas, para que vivan con amor y plenitud su consagración a Dios. V/. Roguemos al Señor.
R/. ¡Venga tu Reino, Señor!

Oremos por los ancianos y los enfermos, para que experimenten el amor de Cristo que siempre está con ellos y jamás los abandona. V/. Roguemos al Señor.
R/. ¡Venga tu Reino, Señor!

Oremos por todos los miembros del Regnum Christi, en especial por todos los aquí presentes, para que crezcamos cada día en la experiencia del Señor y podamos así cumplir nuestra misión de extender su reino en el mundo. V/. Roguemos al Señor.
R/. ¡Venga tu Reino, Señor!

Oremos por los jóvenes que van a participar en esta Jornada Mundial de la Juventud, para que su encuentro con Cristo sea semilla fecunda en sus vidas y puedan dar fruto abundante en sus familias y comunidades. V/. Roguemos al Señor.
R/. ¡Venga tu Reino, Señor!

Escucha, Padre, las súplicas de tus hijos, transforma sus deseos y hazlos signos de tu presencia salvadora. Por Jesucristo nuestro Señor.
R/. Amén.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Concédenos, Señor,
participar dignamente de estos misterios,
pues cada vez que celebramos el memorial
del sacrificio de tu Hijo
se realiza la obra de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R/. Amén.

PREFACIO (DOMINICAL I)

V/. El Señor esté con ustedes. R/. Y con tu espíritu.
V/. Levantemos el corazón. R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/. Es justo y necesario.

CP/. Realmente es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.
Él mismo, por su misterio pascual,
realizó la obra maravillosa
de llamarnos del pecado y de la muerte
a la gloria de construir
una raza elegida, un reino sacerdotal,
una nación santa, un pueblo de su propiedad,
para que, llevados de las tinieblas
a tu luz admirable,
proclamemos ante el mundo tus maravillas.
Por eso, con los ángeles y arcángeles,
y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE COMUNIÓN (cf. Sal 22,5)

Tú preparas ante mí una mesa y mi copa rebosa.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Infunde en nosotros, Padre,
tu espíritu de amor,
para que, saciados con el único Pan de vida,
permanezcamos unánimes en la misma fe.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R/. Amén.


NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES

LUNES 21 DE ENERO DE 2019

ANTÍFONA DE ENTRADA (Jdt 13, 23. 25)

El Señor Dios te ha bendecido, Virgen María, más que a todas las mujeres de la tierra;
ha glorificado tu nombre de tal modo, que tu alabanza está siempre en la boca de todos.

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Señor,
por intercesión de la Virgen, Reina de los Ángeles,
cuya gloriosa fiesta celebramos hoy,
que participemos como ella de la plenitud de tu gracia.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

PRIMERA LECTURA (Eclo 24, 1-4. 16. 22-31)
Se gloría en medio de su pueblo

Lectura del libro del Eclesiástico:

La Sabiduría hace su propio elogio,
se gloría en medio de su pueblo.
Abre la boca en la asamblea del Altísimo
y se gloría delante de sus Potestades.
Yo salí de la boca del Altísimo
y como niebla cubrí la tierra;
habité en el cielo
con mi trono sobre columna de nubes.
Eché raíces en un pueblo glorioso,
en la porción del Señor, en su heredad.
Como el terebinto extendí mis ramas,
ramas magníficas y graciosas.
Como vid eché hermosos sarmientos
y mis flores dieron sabrosos y ricos frutos.
Yo soy la madre del amor,
del temor, de la ciencia
y de la santa esperanza.
Venid a mí los que me amáis,
y saciaos de mis frutos;
mi nombre es más dulce que la miel,
y mi herencia mejor que los panales.
El que me come tendrá más hambre,
el que me bebe tendrá más sed.
El que me escucha no fracasará,
el que me pone en práctica no pecará.

V/. Palabra de Dios.
R/. Te alabamos Señor.

SALMO RESPONSORIAL (Lc 1, 46-55)

V/. El Poderoso ha hecho obras grandes por mí, su nombre es santo.

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador. R/.

Porque ha mirado la humillación de su esclava,
desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo. R/.

Y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón. R/.

Derriba del trono a los poderosos,
enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos. R/.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
–como lo había prometido a nuestros padres–
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. R/.

SEGUNDA LECTURA (Gal 4, 3-7)
Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Gálatas:

Hermanos:
Nosotros, cuando éramos menores de edad,
vivíamos como esclavos bajo los elementos del mundo.
Cuando se cumplió el tiempo,
envió Dios a su Hijo,
nacido de una mujer, nacido bajo la Ley,
para rescatar a los que estaban bajo la Ley,
para que recibiéramos el ser hijos por adopción.
Como sois hijos,
Dios envió a vuestros corazones
al Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá! (Padre).
Así que ya no eres esclavo, sino hijo;
y si eres hijo, eres también heredero
por voluntad de Dios.

V/. Palabra de Dios.
R/. Te alabamos Señor.

ALELUYA (Lc. 1, 28. 42)

V/. Aleluya, aleluya
Alégrate, llena de gracia
el Señor está contigo.
Bendita tú entre las mujeres.
R/. Aleluya

EVANGELIO (Lc 1, 26-33)
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

V/. El Señor esté con ustedes.
R/. Y con tu espíritu.
V/. † Lectura del santo Evangelio según San Lucas:
R/. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo,
el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamad a Nazaret,
a una virgen desposada con un hombre llamado José,
de la estirpe de David;
la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando a su presencia, dijo:
–Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo;
bendita tú entre las mujeres.
Ella se turbó ante estas palabras,
y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo:
–No temas, María,
porque has encontrado gracia ante Dios.
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo
y le pondrás por nombre Jesús.
Será grande, se llamará Hijo del Altísimo,
el Señor Dios le dará el trono de David su padre,
reinará sobre la casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.

V/. Palabra del Señor.
R/. Gloria a ti Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Jubilosos de poder celebrar la festividad de la Madre de tu Hijo,
te ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza,
y te suplicamos que, por estos sagrados misterios,
se acrecienten en nosotros los frutos de la redención eterna.
Por Jesucristo nuestro Señor.
R/. Amén.

PREFACIO (PROPIO)

V/. El Señor esté con ustedes. R/. Y con tu espíritu.
V/. Levantemos el corazón. R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/. Es justo y necesario.

CP/. En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.
Y alabar, bendecir y proclamar tu gloria
en la memoria de santa María de los Ángeles.
Porque ella concibió a tu único Hijo
por obra del Espíritu Santo, y, sin perder la gloria de su virginidad,
derramó sobre el mundo la luz eterna,
Jesucristo, Señor nuestro.
Por Él, los ángeles y los arcángeles
y todos los coros celestiales
celebran tu gloria, unidos en común alegría.
Permítenos asociarnos a sus voces
cantando humildemente tu alabanza:
Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE COMUNIÓN (Lc 1,48)

Me felicitarán todas las generaciones porque Dios ha mirado la humillación de su esclava.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios todopoderoso,
que este sagrado banquete aproveche a los que veneramos
la memoria de la Virgen María, Reina de los ángeles,
para que celebremos cada vez más
la inmensa misericordia de tu Hijo,
y la busquemos siempre con sincero corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R/. Amén.